Dia de la Tierra


En el Día de la Tierra, recordamos que ir de excursión dentro de la ciudad es mas fácil de lo que aparenta.  Con un par de horas basta,sin gran planificación, permitirse salir de la rutina cotidiana en el plano de la ciudad. Subir el cerro, para luego bajar renovado. Es gratis y se llega en Metro, a pie, o en bicicleta.

Un par de imágenes del  Jardín Botánico de Santiago, Mapulemu en un día de trabajo de campo con los estudiantes de primer año de arquitectura, para sensibilizar la mirada sobre las dinámicas de los ecosistemas que les pertenecen y las posibles intervenciones positivas del hombre en el territorio, como es este caso donde a partir de una actividad humana invasiva como lo fue una cantera, se transforma la actividad para construir un parque-observatorio de la flora nativa. Una salida a terreno, ayuda a enfocar la mirada, a percibir detalles para precisar la comprensión de un lugar. Es una herramienata de aprendizaje vinculada a la experimentación de sensaciones, activando  emociones a través de un recorrido.

Los parques urbanos son necesarios y útiles para mantener el confort ambiental de la ciudad, la presencia de vegetación colabora en la reducción del efecto de isla de calor, propio de las ciudades. La vegetación se asocia a una mayor presencia de humedad ambiental, por lo que colaboran en la generación de microclimas urbanos. Dependiendo de la ubicación del parque la utilidad para la ciudad puede ser diversa. En el caso del Parque Metropolitano, sus funciones principales son la retención del suelo, regulación de la temperatura y captación de dióxido de carbono / emisión de oxígeno.  El control de las pendientes a través de la construcción de terrazas de retención, y canales para dirigir el agua, permiten tambien controlar los riesgos frente a eventuales descensos inesperados del agua desde la cordillera hacia el valle.

El Jardín Mapulemu se construye  en 1983, a partir del espacio que antiguamente era una cantera.  Son 4,5 hectáreas destinadas a exhibir la flora Chilena.  la Palabra Mapulemu viene del Mapudungun Mapu_ tierrra, gente y Lemu_ jardín. Seria algo asi como Jardín de la Tierra.

Cerro San Cristobal

Parque Metropolitano de Santiago

Cerro San Cristóbal

Cerro San Cristóbal

Dónde aprender sobre la flora nativa de Chile:  en Chile Bosque

Y para descubrir el Cerro San Cristobal: en la página del Parque Metropolitano

Para entender la importancia de la investigación para el reconocimiento valoración de los parques urbanos, la Senda Darwin tiene grandes aportes. Uno de ellos fue este mini-documental donde a través de la mirada de los niños, se reconoce y valora la presencia de los parques urbanos en Valdivia, se identifican en un plano de la ciudad y se configura un recorrido.

Anuncios

El enfoque territorialista de Alberto Magnaghi


Autor: Cesare Marchesini

Autor: Cesare Marchesini

«El ambiente no es una bestia a domar ni un sistema que debe ser protegido al máximo de la acción humana. Nosotros debemos confrontarnos no con una naturaleza abstracta, sino con aquello que podemos considerar un neoecosistema producto del hombre, derivado de las relaciones dinámicas entre ambiente natural, ambiente construido y ambiente entrópico. De estas relaciones emergen los territorios, los lugares, que son sujetos culturales, hablan, dialogan sobre el largo proceso de antropización a través del paisaje; restituyen identidad, memoria, lengua, culturas, materiales, mensajes simbólicos y efectivos.»

Alberto Magnaghi. El Proyecto local hacia una conciencia de lugar. (traducido al español por Edicions UPC, 2011)

El proyecto local. hacia una conciencia de lugar

Alberto Magnaghi es profesor de Planificación Territorial en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Florencia y presidente de la Sociedad de Territorialistas, que aglutina dicha escuela de pensamiento territorial crítico de la que forman parte referentes como Francoise Choay, Serge Latouche o Vandana Shiva.

Mirar el pasado para aprender para el futuro. Perspectiva de Nikos Salingaros


“Todo lo construido antes de la era industrial tuvo que ser sostenible o de lo contrario no se podría haber utilizado. Una tipología de alto consumo de energía era demasiado desperdicio para sobrevivir. Las ciudades evolucionaron para optimizar el uso de la energía y las interacciones humanas. Podemos mirar todas las estructuras antiguas y aprender las lecciones sobre la forma de construir para lograr el uso de energía pasiva. La arquitectura sostenible está ahí justo en frente a nosotros, pero desdeñada y olvidada porque no se ve “moderna”. Agreguémosle un poco de gadgets tecnológicos actuales y podemos crear maravillas. Una vez más, no podemos esperar que la gente del mundo en desarrollo dependa de componentes importados de la alta tecnología: eso es una receta para el desastre. Algunas personas realmente quieren crear esta dependencia, para su propio beneficio, pero no sirve a la sociedad.”

Entrevista de Plataforma Arquitectura a Nikos Salingaros. en julio de 2013.

Lecciones para el necesario replanteamiento del sistema que nuestra sociedad,  en la que mis padres y abuelos han crecido y han validado.

Plataforma Arquitectura se ha alineado con Nikos Salingaros, colaborando en posicionar esta comprensión de las lógicas humanas que condicionan nuestra percepción del mundo y que por muchos años, los arquitectos negaron su importancia, escondidos en el velo del estilo internacional, impropio y carente de identidad.  Al pie de esta entrada, el link con los accesos a articulos escritos por el autor, en versiones traducidas al español, un aporte al mundo hispanohablante que permite acercar su lucidez de pensamiento. Como dice  Felipe Lazo, quien me presentó la teoria de Salingaros, un Verdadero Teórico de la Arquitectura.

Nikos Salingaros, Principios de la Estructura Urbana

Nikos Salingaros, Principios de la Estructura Urbana

Nikos Salingaros. "¿Por qué necesitamos el ornamento en la arquitectura?" 01 Apr 2015. Plataforma Arquitectura. Accedido el 2 Abr 2015.

Aun cuando el arquitecto intente condicionar una determinada estética al diseñar el proyecto; las personas encuentran comodidad y belleza en formas que siguen las leyes de la naturaleza. Es por esto que, llegado el momento de decidir por sí mismos, incluyen en sus viviendas elementos en diversas escalas interconectadas, texturas, colores, y ornamentos. Quinta Monroy, Iquique, Chile. Imagen desde Blog de Carmen Sánchez . Fuente: Plataforma Arquitectura.

Otras referencias para mirar:_______________________________________________________________________

Serie de Artículos en Plataforma Arquitectura de Nikos Salingaros.

Design methods, emergence, and collective intelligence

Teoria de la red urbana ( traducción al español)

P2P URBANISM

Arquitectura social y tecnología de bajo impacto


Me parece que esta idea de que es uno quien conduce su propio camino para terminar haciendo de su profesión, una pasión, no solo es aplicable a el desarrollo personal, sino también en aquello que se puede retransmitir para construir una visión colectiva de esta forma particular de concebir el mundo.  En esas energías comunes con visiones comunes, la gente se encuentra y se abren caminos.  Así fue como de participar en las últimas Jornadas Low Tech  en Barcelona, llegamos a invitar en Santiago de Chile,   a la Escuela de arquitectura donde aplico parte importante de mis pasiones, a uno de los expositores, Angel Estévez,  con su proyecto Casa S_low.  Su conferencia resultó ser un aporte a la construcción de esa mirada diferente sobre la función y formación del arquitecto en el tiempo que vivimos.

A través de un caso en particular de un proyecto que han desarrollado en Tanzania, Africa, Casaslow ha podido materializar el rol social de la arquitectura. La excusa fue la aplicación experimental de un sistema prefabricado de tapia y madera, como una opción para construir espacios saludables, de bajo costo y bajo impacto ambiental.  Pero lo que encontraron mas allá de esta experiencia de aplicación de tecnología eficiente, fue aceptar que no es posible realizar intervenciones locales en lugares con una herencia cultural significativa como lo es una comunidad de Masái, sin realizar previamente un trabajo participativo con la propia comunidad.  La figura del arquitecto que viene a dar soluciones desde su amplia esfera del conocimiento que tiende a valorizar al arquitecto “maestro” queda anulada en este caso donde los habitantes históricamente han vivido de una determinada manera cuya visión del mundo es muy distinta de la visión occidental.

Una intervención en una comunidad  requiere previamente la comprensión de esas lógicas sociales, culturales y ambientales que son propias y únicas para cada caso, y no se aprenden de libros, manuales ni referentes. Se aprenden de la propia experiencia que debe vivir el arquitecto quien debe al mismo tiempo observar detenidamente para aprender de esas otras lógicas del mundo, de manera que pueda canalizar las intensiones que tenga el habitante para el cual propone el proyecto.  Sin duda fue notablemente enriquecedor conocer la experiencia y conocer también las lecciones aprendidas de ésta.  El arquitecto debe saber manejar la técnica, el espacio y sus intersticios, pero  también debe saber relacionar componentes propios de cada sociedad donde pretende intervenir, para resolver un proyecto de manera integral, que implique técnica, proceso y uso del espacio.

afiche conferencia bioconstruccion

Referencias:

____

Jornadas Low Tech,

Barcelona 27 y 28 de noviembre de 2014:   enlace a ponencias 

Casa S_low:   artículo PDF

© RChJ, 2015.

Fragmentos del paisaje construido de Arica y Parinacota


Patas: andenerias de cultivo en la ruta de la pre cordillera de Los Andes. Fragmentos de paisaje hidráulico tradicional.Superposición de herencias culturales: Tiwanaku, Señoríos Altiplánicos, y el Inka.

Fragmentos de andenerías.  RChJ, 2010.

Fragmentos de andenerías. RChJ, 2010.

Visiones de la Ecología: MATERIA ORGÁNICA  / Agua y suelo


Margalef, Ramón (1995) Ecología. Omega Ediciones. Barcelona.

Extracto capítulo 6: Sustrato Sólido, páginas 213 -233.

 

Socoroma, 2013

preparación del suelo para siembra de papas

 

Todo sedimento, y en especial el suelo contiene una parte de materia orgánica: es el 1% del peso total en suelos desérticos, el 100% en la turba y el promedio suele quedar alrededor del 5%.  En sedimentos marinos profundos puede bajar hasta 0,1%.  En realidad, la cantidad de carbono orgánico retenido en suelos y sedimentos es muy superior al carbono orgánico contendido en el cuerpo de los organismos.

De manera general, se habla de humus (del latín humus= tierra, suelo) para referirse a la parte orgánica del suelo y de sedimentos subacueos, y también para una categoría de materia orgánica disuelta en el agua y muy estable.  El humus deriva de restos de organismos, de sus excreciones y secreciones, con todos los productos de su transformación de modo que su composición de origen es muy variada.  La denominación de humus se aplica una vez se ha perdido la estructura orgánica microscópica original y se ve amorfo.

En el proceso de humificación, o transformación del material originario en humus, juegan todos los procesos de alteración selectiva siendo posible que estos procesos se aceleren: tanto la enorme extensión superficial de las arcillas como el suministro de oxígeno gaseoso pueden facilitarlos.  Pero en todo caso, se manifiesta la misma regularidad: los materiales más fácilmente degradables se descomponen o transforman con mayor rapidez y el material que se acumula contiene una proporción creciente de enlaces resistentes a la degradación biológica, frecuentemente formando moléculas o partes de moléculas en forma de ciclos o anillos.  Esta secuencia es muy general y no solo limitada al agua o al suelo.  Incluso tiene una manifestación o proyección filogenética: en la matriz orgánica de las conchas de los moluscos, en el curso de la evolución disminuye la proporción de glúcidos y proteínas y aumenta la de moléculas favorables a la nucleación y a la formación de anillos con enlaces periféricos que pueden fijar otras moléculas.

La existencia de grupos fenólicos es típica del humus, así como también la existencia de funciones acidas; pero por lo demás, la composición varía mucho y de manera indefinida.  Puesto que hay semejanzas entre los ácidos húmicos y la lignina, cuyas moléculas contienen también anillos, se supuso que los ácidos húmicos derivaban principalmente de la lignina, pero en realidad pueden derivar de un espectro mucho más amplio de sustancias iniciales. (…) Es innegable que una fuente importante del humus del suelo está formada por la celulosa y por la lignina, un componente de las membranas vegetales que constituye entre el 18 y el 31% del peso de las paredes lignificadas en la madera.  Ligninas y celulosas no son digeridas por animales superiores, si no es con ayuda de microorganismos y el proceso de su ataque se continúa en el suelo por hongos y bacterias.  Los pequeños excrementos de gran actividad bioquímica a este respecto y son un elemento característico de la estructura del suelo.  El proceso de transformación de la materia orgánica originaria en humus es lento, los primeros cambios son los más rápidos, los glúcidos se descomponen con facilidad y los fosfatos se hidrolizan rápidamente, además va separándose nitrógeno.

Es lamentable y puede resultar sorprendente que el conocimiento de la composición química del humus terrestre no sea mejor que el que se posee acerca de la composición de las formas estables de la materia orgánica disuelta en las aguas naturales.  En este momento es difícil hablar con sentido de tipos de humus y de sus propiedades.  Ordinariamente se distinguen: humina, insoluble; ácido fulvico, soluble en ácidos pero no en álcalis; ácido húmico, soluble en álcalis, pero no en ácidos y ácido humatomelanico que es la fracción del ácido húmico soluble en alcohol.  En todo caso, el humus consiste en moléculas cicladas, probablemente más del 30% del material es de carácter aromático y según el material original, predominan unos u otros tipos de fenoles.  Dichos fenoles están condensados y existe una cantidad variable de aminoácidos incorporados al complejo poli fenólico. En esta forma final, el humus representa una síntesis o recombinación de moléculas más sencillas derivadas de la descomposición de los materiales originarios.

De manera tosca y práctica se suele hacer la distinción entre el humus ácido no saturado y el humus saturado.  El primero es propio de turberas y suelos pobres, en ecosistemas con poca vida bacteriana.  Tiene propiedades queladoras semejantes a las de compuestos húmicos disueltos en el agua que solubilizan y movilizan diversos metales.  El humus ácido se dice que funciona como coloide protector para hidróxidos de hierro y aluminio facilitando su movilización y su lavado.  El humus saturado o neutro esta neutralizado ordinariamente por calcio y en esta forma es predominante en suelos forestales y cultivables que tienen una flora microbiana rica.  Los suelos que tienen el complejo humus – arcilla neutralizada con sodio son alcalinos y se presentan por ejemplo en cuencas endorreicas. Frecuentemente se hallan relacionados con aguas bicarbonatadas sódicas.

El humus se halla íntimamente asociado con la arcilla formando un material absorbente con gran capacidad de retención de agua y de elementos nutritivos.  Las partículas de arcilla están revestidas de las moléculas orgánicas, orientadas, del humus en forma de coloide protector.  Semejante fijación ocurre a pesar de que ambos, arcilla y humus, son electronegativos y podrían coexistir como coloides en suspensión a un pH bajo.  La cantidad de humus fijada sobre la arcilla depende del pH, a un pH de 3,85, la arcilla fija el 9,6% de su peso, a pH 8,5 solo el 2,05%.  Estas relaciones tienen asimismo interés en la nutrición de animales acuáticos filtradores, pelófagos o arcillofagos, en los que la arcilla en suspensión sirve de vehículo a la materia orgánica que se puede utilizar para el sustento.

El agua

El suelo es una estructura sólida y porosa, formada por granos de diversos tamaños que dejan entre si un sistema de cavidades que ordinariamente representa entre el 40% y el 60% del volumen total, ocupado por aire y agua.

En los sedimentos o suelos subacuáticos y en los suelos terrestres anegados el agua (suelos de gley) ocupa todos los espacios.  Puesto que el agua que imbibe el sedimento o el suelo no tiene la movilidad que tendría de no existir la matriz sólida, la difusión es lenta. Y la oxigenación deficiente.  Si el sedimento o el suelo contiene poca materia orgánica y su parte mineral es gruesa (arena de playas) los cambios del nivel del mar o la corriente freática facilitan el flujo y la concentración de oxigeno es suficiente para permitir la vida hasta a varios centímetros e incluso decímetros bajo el nivel superior.  Pero   si los animales son finos o existen materiales finos rellenando los huecos entre los gruesos, la circulación se vuelve lenta.  Si dichos materiales finos contienen además una parte importante de materia orgánica oxidable, se consume mucho oxígeno y se establecen condiciones reductoras, lo cual acontece comúnmente en suelos subacuáticos, por lo menos durante parte del año.

Los suelos de gley se ven abigarrados por la presencia de núcleos con hierro reducido u oxidado y sulfuros diversos, recordando los suelos acuáticos indicados.  Estos suelos como asimismo los subacuáticos se cuartean fácilmente en polígonos cuando se desean atestiguando así la falta de otra estructura elemental.  Si son pobres en bases, cuando se inundan después de haber permanecido secos, se puede formar ion sulfato que da acidez al agua.

El permafrost es un suelo impregnado de agua y congelado.  La baja temperatura retarda la descomposición y confiere algunas propiedades particulares al suelo.  Cuando la temperatura aumenta, el suelo se deshiela empezando por arriba y frecuentemente no más de medio metro, de modo que aparece una capa de agua líquida encima del hielo permeable, formándose grandes charcos en los que se desarrollan animales subacuáticos.

Un suelo puede retener efectivamente cierta cantidad de agua, privándola de descender.  Su capacidad de retención se expresa en volúmenes un suelo de hayedo, por ejemplo tendrá una capacidad de retención del 59%.  El contenido total de agua se debe a distintos factores, hay un agua de gravedad, circulante, que puede no entrar en la capacidad de retención y además agua retenida por capacidad de retención y además agua retenida por capilaridad en los huesos de las estructuras, el agua higroscópica depende de la naturaleza de los materiales, es por ejemplo del 0,4% en arena. La cantidad total de agua contenida en un suelo se designa con el nombre de holardia y la cresardia que es la cantidad de agua que está a disposición de las plantas y que es menor que el agua total.

El agua que atraviesa un suelo se llevaría las sales solubles si no fuera porque las cargas residuales del complejo de arcilla y humus retienen iones en su superficie.  En realidad por su naturaleza, el suelo se comporta como un cambiador de iones, tendiendo a un equilibrio propio con el agua, la cual tiende igualmente a una composición determinada.  Este equilibrio afecta al pH: si el complejo arcilla humus está saturado con hidrógeno, el pH del agua en equilibrio es de 4, si esta neutralizado el pH varia entre 7 y 10.   El pH de los distintos suelos queda entre los límites indicados; si hay ácidos húmicos como tales puede bajar a 2,2 y en el extremo opuesto, elevadas concentraciones de carbonato sódico llevan el pH a 10.  Los cambios en el pH dan la idea de los cambios de hidrogeno y de bases, pero puesto que se puede tener un mismo pH con distintas bases cambiables, el pH solo no es criterio suficiente sobre fertilidad y otras propiedades importantes en ecología.  Al interpretar las mediciones del pH del agua que está en equilibrio con el suelo, debe tenerse en cuenta que dicha agua suele estar en equilibrio con una atmósfera que contiene una mayor proporción de CO2 que el aire libre.

El PH y la concentración de diferentes iones muestran una considerable variación horizontal en relación con las plantas, principalmente con los árboles, bajo los cuales el lavado de las hojas por la lluvia puede determinar cierto enriquecimiento en Ca Mg y K, mientras que el pH suele ser algo más bajo en el tronco.

El agua del suelo lleva sales en disolución en cantidad variable.  Su concentración total se usa para una clasificación de los suelos en perpeloides, cuya agua contiene menos del 0,2% en sales, peloides de 0,2 a 0,5 %, haloides de 0,5 a 2% y pehaloides, con más de un 2% de sales, a cuya última categoría pertenecen todos los suelos o sedimentos submarinos.

La introducción de riego abundante en terrenos salados con agua dulce, pueden conducir a profundas alteraciones en la naturaleza de los suelos que en el caso indicado, llegan a hacerse alcalinos.  En los suelos más o menos salados, la separación de agua por parte de las plantas exige en estas una mayor fuerza osmótica.   Todas las plantas necesitan un mínimo de sales en el agua del suelo, si el agua es muy pura, las plantas han de trasegar mucha agua para conseguir una producción muy baja y la flora es muy pobre (suelos turbosos y arenosos)

El agua del suelo está sometida a evaporación y la pérdida de agua afecta a los organismos.  Antes de que se alcance el punto de marchitez de la vegetación por déficit de agua, los animales escapan profundizando, existiendo diferencias en el comportamiento de unos y otros. Así los colemborlos, de tegumentos finos, escapan antes que los ácaros oribatidos de tegumentos gruesos.  Las variaciones anuales en la distribución de la humedad del suelo condicionan migraciones verticales de la fauna

.materia organica_cultivo socoroma

Referencias de imágenes:

RChJ, 2013.  Socoroma, Chile.

Arquitectura y Territorio


Es imposible comprender hoy en día un proyecto arquitectónico, que no sea una respuesta a una condicionantes iniciales impuestas por el propio territorio donde se sitúa.  El territorio, entendido como la matriz biofísica de componentes bióticos  afectada por factores abióticos que se interceptan entre sí para formar constantemente interacciones diversas entre sus componentes fundamentales: agua, suelo, pendientes, temperaturas, humedad, vientos, flora, fauna, las acciones humanas.   En ese juego de interacciones, se habita un territorio, se construye un espacio, se propicia el cobijo. El territorio es quien por si mismo entrega fundamentalmente datos, condicionantes que determinan un proyecto, una morfología, un determinado uso de los recursos, en la elección de los materiales para su construcción , y una forma de utilizar los recursos mientras se habita un territorio.

La arquitectura sin territorio, sería un espacio inerte, una cápsula volcada a si misma,  carente de esa esencia que dignifica el habitar, porque quien proyecta, debe utilizar el ingenio para sacar el mejor partido a los recursos visuales, térmicos, ambientales disponibles, de manera que el habitante se identifique con su morada, y entienda que el conocimiento técnico de quien estudia el territorio efectivamente puede ser aplicado con sinceridad y racionalidad, a las respuestas posibles sobre cómo habitar un lugar determinado.

Esa capacidad de observación detallada, la racionalidad en la toma de decisiones  y el reconocimiento de los determinantes territoriales de un proyecto, traducidos a una obra, son lo mas cercano a lo que entiendo como arquitectura, sin apellidos arquitectura y nada mas.