Archivo de la etiqueta: Desierto de Atacama

El Desierto y el Oasis en la ciudad contemporánea


Con motivo de una participación en un Congreso para mostrar la importancia de que las instituciones gubernamentales, la sociedad en general y las generaciones herederas de conocimiento ancestral, reconozcan la importancia de las técnicas tradicionales en el conocimiento sobre sustentabilidad, recupero mi primer artículo publicado, para la una Trienal en Venezuela, escrito en conjunto con mi Director de Tesis, donde definimos EL Oasis como modelo Técnico para el aprendizaje sobre sustentabilidad en el el territorio.  De ahí aparece este extracto como palabras finales:

“Normalmente vemos el desierto y sus oasis como un lugar exótico, totalmente ajeno a nuestra realidad. Sin embargo, como indica Laureano (1995) el problema debe ser visto de manera inversa, entendiendo que los oasis surgen como una respuesta a una creciente desertificación, que fue absorbiendo la tierra fértil existente. Solo después de la destrucción de un ecosistema, y la limitación de los recursos, pudo surgir el ingenio técnico para gestionar un paisaje con características sumamente restrictivas para el habitar. Entendiendo que producto de los grandes cambios climáticos que enfrentamos hoy, cada día el gigante desierto se acerca a nuestro hábitat, por lo cual, los conocimientos de quienes ya lo enfrentaron serán las herramientas que nos permitan desarrollar adecuadas estrategias para mantener la habitabilidad en el tiempo, con una disponibilidad de recursos considerablemente reducida respecto de lo que hemos dispuesto en los últimos 150 años”.

El articulo completo se encuentra en el siguiente LA CONSTRUCCIÓN DE LA HABITABILIDAD Y EL PAISAJE EN LOS OASIS DEL DESIERTO DE ATACAMA.

San Pedro de Atacama. RChJ, 2009

muro de tierra soportando a un árbol. San Pedro de Atacama. RChJ, 2009

San Pedro de Atacama, RChJ, 2009

Un muro de tierra aportando con sombra en el Paisaje del desierto. San Pedro de Atacama. RChJ, 2009

Anuncios

La representación del territorio andino durante el siglo XIX


A continuación, les entrego un regalo, dos mapas que representan el actual territorio del Desierto de Atacama, en tiempos de guerra.  Los rescaté gracias a la colaboración del personal de  la Real Academia de las Artes de Barcelona, quienes tuvieron la disposición de escanear  este material para la difusión en agosto de 2009.

Son dos mapas del Boletín de Geografía de Madrid, de agosto de 1879, El primer mapa acompaña al artículo: El Desierto de Atacama / por Don Francisco Vidal Gormaz perteneciente al vol. 7 del Boletín de la Sociedad Geográfica de Madrid (1879, 2o. semestre).

Original en RACAB, Barcelona.

Original en RACAB, Barcelona.

El segundo  mapa acompaña al artículo: El camino de Bolivia al Atlántico / Enrique Dupy de Lomé que pertenece al vol. 9 del Boletín de la Sociedad Geográfica de Madrid (2o. semestre 1880)

agosto de 1879. Lit. Viuda de Roldan.

agosto de 1879. Lit. Viuda de Roldan.

Se aprecia en estos mapas, los nombres de algunos de los señorios altiplanicos que fueron reconocidos Lipez, Chichas Hangas, Yungas, entre otros.  Señorios que ocuparon grandes extensiones territoriales de la precordillera y el altiplano.

Finalmente y en forma aclaratoria, dejo a disposición un esquema elaborado por Bouyssé en 1987, que ilustra las áreas territoriales de ocupación de cada señorío altiplanico, el cual, según comenta Llangostera (2000), se trata de organizaciones territoriales posteriores a la ruptura de la cultura Tiwanaku, pero anteriores a la ocupación del imperio Inca.    Ya desde mucho antes de estos tiempos, hay evidencias de adaptaciones del territorio incluido en los mapas, para favorecer la productividad, a través de sistemas agricolas adaptados al medio local.

señorios aymara2

Desierto Poético: El Gigante dormido de Atacama


Laureano (1995), Cuenta una leyenda de los nómadas Tuareg sobre la personificación humana del Desierto del Sahara describiéndolo como  un gigante extendido. En el norte de Chile, duerme otro gigante y su nombre mas común es Atacama.

Sobre El Sahara, La leyenda relata que hace millones de años, el gigante se habría acostado sobre la espalda, de sur a norte, en la parte norte de África.  De pelo grueso, como los bosques tropicales del Ecuador. Sus pies son las altas cumbres de la cadena del Atlas. Sus órganos son los tesoros del subsuelo. El vientre desnudo y sin problemas se hace de las vastas soledades centrales.   El gigante parece dormido, pero no exento de movimiento. El gran cuerpo, inmerso en los dos océanos, arroja una sombra sobre el mundo antiguo. Sus ciclos biológicos explican los fenómenos naturales del desierto: el aliento eterno del viento y el pulso inquieto de grandes dunas, las montañas  arrugadas y secas, y la disolución continua y la descamación de las llanuras áridas, el calor febril de las rocas y el sudor de la cueva húmeda.  Las acciones del pueblo del Sahara son un componente fundamental de la fisiología del gran gigante: trabajar en las minas, en los pozos, dejar huellas significa afectar los órganos internos, un toque en los estados de ánimo, el cambio de la dermis. Las acciones son permitidas, pero reguladas por límites precisos.  El ciclo vital del titán, impone el modo de habitar y producir, da ritmo al tiempo del trabajo y del reposo, de la fiesta y del dolor.

Diego de Almagro,  Región de Atacama. ©RChJ

El Gigante se extiende de espaldas, parece dormido.

Diego de Almagro, Región de Atacama. © RChJ

Afectados por el color azulino de la luz de la mañana.

Desierto de Atacama. Comuna de Diego de Almagro. © RChJ.

Sus Pliegues son las montañas y llanuras.

© Rosa Chandia Jaure.

El aliento eterno del viento, la disolución continua.

© RChJ

Partes de su cuerpo, las formaciones rocosas.

En  el vientre desnudo aflora el ciclo biológico del desierto. Sus valles, sus oasis. © RChJ

Los ciclos vitales se expresan en sus flujos, que afloran desde los órganos internos.

El sudor de la cueva humeda. La respuesta de sus órganos internos. Los valles de Quebrada.

Se manifiestan en sus valles fértiles, donde afloran sus tesoros mas preciados.

© Rchj (2012)

Y los habitantes son parte de él, que interfiere en su dermis, modificando sus ciclos biológicos.

© RChj.

Las acciones del pueblo, afectan la fisiología del Gigante,bajo el color rojizo de la luz del atardecer.

Como señala Pietro Laureano, la personificación del Sahara realizada por la metáfora de los Tuareg con su imagen hace la realidad profunda de la vida del desierto, la complejidad biológica intensa, de los cuales el ser humano es un elemento esencial, la historia antigua y rica cultura. Esta condición se puede leer en el paisaje, organizado y construido con el tiempo a través de la interacción a largo plazo de las personas con estos espacios, pero la humanización del espacio alude a algo más. ¿Quién dijo que el gran gigante debe permanecer para siempre en los lugares donde se vea relegada ahora? ¿Qué leyes o cadenas lo mantienen confinado en África? ¿Por qué su mirada ardiente no podría volverse a su vez hacia  otros lugares, al otro lado del Mediterráneo, sólo aparentemente distantes, pero realmente tan cerca?

 * Traducción y adaptación de Rosa Chandia Jaure, del texto original en italiano. 

Laureano, Pietro, (1995) La Piramide Rovesciata. Il Modelo dell’oasi per il pianeta Terra. Bollati Boringhieri. pg. 11.

 http://www.ipogea.org/site2/

Fotografías por Rosa Chandia Jaure, en marzo de 2012, Desierto de Atacama, específicamente en la comuna de Diego de Almagro, 3º Región de Atacama.